La lucha contra los prejuicios





Todos sabemos que el pole dance es un deporte/ arte bastante criticado y juzgado por la sociedad que lo ve como un baile erótico y no ve todo lo hermoso que se puede hacer con el, en sus infinitas facetas. Los que lo practicamos, luchamos día tras día por la aceptación del pole como deporte y arte, intentando enseñar y mostrar esta disciplina a personas que la desconocen, y muchas veces nos rendimos ante personas que no quieren hacer el esfuerzo de abrir tan solo un poquito su mente para conocerlo un poco más, simplemente juzgan a quienes lo practican y ya está.

Aún más triste es, que dentro de la propia comunidad del pole, existan muchísimos prejuicios. Es cierto que, cuando llegas a tu estudio de pole, pasas momentos especiales, con instructores y compañeros que te alientan, te ayudan y te hacen sentir único e increíble.

Pero también existe ese lado “malo” , llamado competencia o envidia.. no lo se. Personas intentando ser mejor que otras, intentando dejarle mal a los demás para sobresalir, buscando “defectos” en otros atletas o instructores en vez de trabajar en ellos mismos y convivir en paz con los demás.



En mi caso, me suelen atacar con el hecho de ser la “extranjera”. Y si, es cierto, nací y crecí en Italia .. pero es motivo suficiente para no merecer éxito en lo que haga? Y si, también soy al 50% Paraguaya, pero ese hecho nadie lo ve. Desde mis inicios en el pole, siempre todo lo que hice en el pole, fue representando Paraguay, estando dentro o fuera del país, en competencias o dando y tomando clases, siempre dando lo mejor de mi. Contándole con orgullo a la gente de Italia sobre Paraguay, mi “otro” país, que muchos no conocen. Amo Italia y amo el Paraguay de la misma manera, porque no es mi segunda casa, es mi primera casa a la par con Italia, ya que desde mi nacimiento crecí con ambas culturas y ambas sangres.

Sé que no le debo explicaciones a nadie, pero me cansa el hecho de que tantos busquen la salida fácil, mientras, como muchos otros, estoy trabajando duro desde hace años para construir mi academia, mi formación y seguir creciendo en lo que hago.

Y me pone triste que tantos publiquen en sus redes sociales que luchemos “por la unión entre academias” cuando al mismo tiempo están acuchillandole por las espaldas a los demás con estas estupideces.

Si soy yo porque soy “extranjera” , fulanita porque “no es buena en el pole”, menganita porque “es fea”… siempre tienen algo que decir sobre los demás.

Creo que deberíamos pensar menos en los demás, y más en nosotros. Hay tanta gente talentosa y hay alumnos para todos. No es necesario intentar quitarle el éxito a los demás, solo debemos hacer bien lo nuestro y difundir nuestro trabajo, que los alumnos vendrán. Y así es como crecerá la comunidad del pole, llegando a cada vez mas personas nuevas y mostrando lo lindo que es lo que hacemos.

No podemos exigir que otras personas abran sus mentes para aceptar el pole, cuando nosotros mismos somos prejuiciosos con los demás dentro de nuestro mismo ambiente.



Compartí y seguinos en Facebook!

Por Vanessa Veron Cattebeke  

0 thoughts on “La lucha contra los prejuicios