La otra cara de la historia




Evité al máximo hablar de este tema, pero ahora ya basta.

Como cada historia, esta también tiene dos lados.

Un lado, ya lo conocen casi todos, que yo soy una mala, bruja, falsa, todo lo horrible que puedan imaginar.

Ahora conocerán el otro lado, que por no querer polemizar, me lo callé.

No se si este es el lugar correcto para esto, pero, como el nombre lo dice, es el lugar en el que me siento bien para expresarme.

Todo empezó cinco meses atrás, cuando dije que ya no daría clases particulares GRATIS a nadie, que apoyaría a quienes quisieran competir, les enseñaría todas las figuras que quisieran en las clases regulares, pero que las coreografías se deberían armar y entrenar en horarios a parte, ya que en las clases grupales es mi DEBER darle la misma atención a todos los alumnos, ya que todos están pagando su cuota mensual de la misma manera.

Un día, ex- alumnos y miembros del Staff de la épóca, empiezan a hablar mal de mi academia, dentro de grupos de Whatsapp en los que estaban MIS alumnos (aunque ahora algunos de ellos sean su “team”, si no fuera por el trabajo de marketing de VORTEX, ni si quiera los hubieran conocido). Hablaban mal de mi salón, y que yo no tengo el DERECHO de cobrar por mis clases particulares, ya que consideraban que la sala no es suficientemente buena para eso. Yo les dije que no le estaba obligando a nadie a entrenar conmigo y que quienes quisieran, podrían ir a entrenar a otro lado. Pero que si querían clases particulares, deberían pagar por ellas.

Yo, tonta de no creer que pueda existir tanta maldad en una persona, seguía confiando en estas personas, faltaba dinero de la caja de la academia, juntaban datos de registros de alumnos, difamaban a la academia cuando eran aún parte de ella. Yo pensando, seguramente calculé mal, capaz solo se expresó mal. Pero estas cosas continuaban.





Y fue así que, todos los que en esa época formaban parte del Staff de Vortex, se unieron en mi contra y se fueron en grupo. Perfecto, todo bien hasta aqui.

Seguí haciendo mi trabajo, como siempre lo había hecho, y hoy me llegan screenshots que muestran que ex-alumnas (y parte de este “team”), publican por ahí que yo les ROBABA semanas de sus cuotas, cuando lo único que hacía era, mantener la misma fecha de vencimiento, ya que les perdonaba que paguen con semanas de atraso.

Simple cálculo: Si por cada semana de atraso con el pago (semana en la cual el alumno sigue asistiendo sin pagar), cambio su fecha de vencimiento para una semana después, es igual a que cada 4 meses, tenga un mes de clases gratis. No sería justo ni para mi, ni para los demás alumnos que siempre cumplen con sus pagos. 

Dicen también que no quería enseñarles figuras más avanzadas, que no quería que crezcan como atletas. Pero es bastante lógico que no le voy a intentar enseñar un “ave de paraíso” a quién mal consigue sostener un “enganche de corva” (ejemplo). Sería una gran irresponsabilidad como profesora, ya que le pondría en peligro a la alumna. Corrijanme por favor si estoy equivocada.

Otra ridiculez que dicen por ahí, es que digo que las figuras de flexibilidad son tontas, cuando hace años que ofrezco clases de flexibilidad en mi academia, ya que se como es dificil ganar flexibilidad cuando no sos elástica por naturaleza o no lo estuviste trabajando por mucho tiempo.

 

 

También dicen que yo les decía que eran incapaces…

Los antiguos miembros del staff, entrenaban GRATIS en mi academia, a cambio de cubrir algunos horarios, a parte de pagarles por las horas. Además, tenían la sala a su libre disposición todos los dias y en cualquier horario en el que no esté ocupada, y también les ayudaba fuera de los horarios de clases.

Y bueno, fui ignorando todo hasta aqui. Pero ahora me están difamando públicamente, contando MENTIRAS, y esto ya no lo acepto.

Como un dicho muy famoso dice, “una manzana podrida, pudre a las demás de la canasta”.

Ahora intentan dejarme mal a mi, como la malvada, que no apoya a la comunidad del pole. Cuando durante años, apoyé la competencia Nacional de pole, durante años promoví este deporte a través de varios medios e hice que cientas de personas conocieran y se animaran a practicar pole, sin intentar traer alumnos de otras academias, sino gente NUEVA. Más de 500 personas pasaron por Vortex desde que se habilitó la academia, y la mayoría de ellas nunca antes había probado ni una sola clase.

Así que, cada quién sabe lo que está haciendo bien o mal, cada quién con su consciencia, y cada quién elige a quien creerle. La verdad sigue siendo la verdad, aunque intenten distorsionarla.




Mi gran problema en todo esto, es que soy timida, no soy de demostrar mucho cariño ni mucho menos ser chupamedias con nadie, porque no se hacerlo. Pero aprecio a todas las personas que demuestran interés por aprender, y por sobre todo, respeto hacia los demás. Admiro y respeto a las demás academias, porqué sé cuanto trabajo hay detrás de esto, cuando se hacen bien las cosas.

Hoy en día, estos ex-alumnos, llaman “su team” a las personas, de quienes a mi me hablaban mal antes de salir de Vortex, siendo que ahora estan poniendo SUS palabras en mi boca.