La verdadera historia del pole dance




Cuando hablamos del Pole Dance o baile del caño, muchas personas inmediatamente piensan en la danza sensual de los clubes nocturnos. Es cierto, esta es una variante muy común de esta danza, pero hoy en día, también es muy difundida como forma de arte o deporte. El pole dance como hoy lo conocemos tiene sus orígenes en varias culturas, como la china y la hindú, pero también es influenciado por los acróbatas de circos y las diferentes danzas sensuales.

La historia del Pole Chino comenzó en el siglo 12, cuando los acróbatas de los circos de esa época realizaban sus ejercicios sobre unas barras verticales de entre 3 y 9 metros de altura hechas de goma. Las actuaciones eran por sobre todo de mucha fuerza, y de ellas aún utilizamos ejercicios como la “bandera” y diferentes saltos y acrobacias. Hasta hoy en día podemos ver este tipo de presentaciones en el “Cirque du Soleil”, muchas veces realizadas por varios artistas juntos y con varias barras.

El Mallakhamb es una tradición india de hace más de 800 años. Este era un tipo de competencia, en la cual se utilizaba un poste de madera lisa con un diámetro de base de 55 cm y de 35 cm en su parte superior, y a veces cubierto por aceite de ricino para evitar la fricción. Un ejercicio muy común en esta disciplina era correr hasta el poste y subir a él con un salto. Esta actividad era utilizada para desarrollar fuerza, reflejo, concentración y coordinación. Hoy en día aún existen campeonatos de Mallakhamb, en los que participan 14 estados de la India. Es un deporte puramente masculino, ya que las mujeres no se involucran en estos eventos.

En el mundo occidental, el pole dance se ha convertido en una manera de entrenar en el día a día, llamada pole dance fitness. Es un deporte practicado por hombres y mujeres de todas las edades. Muy a menudo, en esta forma del pole dance también se incorporan elementos de danza exótica, la cual también tiene orígenes antiguos. El striptease se remonta a un el mito sumerio, según el cual la diosa del amor, Inanna, bailaba y se quitaba una prenda de su ropa o una joya en cada una de las siete puertas que ella pasó en su camino para encontrarla amante Damouz.

Como influencias más recientes de la danza exótica, se podrían mencionar el Moulin Rouge de París, la danza del vientre del Medio Oriente y las danzas latinas como la Rumba y el Tango.

Se dice que la danza del caño como tal se origina en las ferias itinerantes durante la depresión americana en la década del 1920, donde un grupo de bailarinas entretenía a multitudes, utilizando los postes que sostenían sus carpas y bailando con movimientos de cadera provocativos. Se hicieron conocidos como bailarinas del “Hoochie Coochie”.




El pole dance moderno comenzó a expandirse desde Canadá en los años 80, y en el 1994, una mujer llamada Fawnia Dietrich ofreció la primera clase de pole dance para personas no envolvidas en el mundo de los espectáculos. Rápidamente siguieron los EEUU, Australia, Europa y Asia, abriendo escuelas de Pole Dance y realizando competencias para todas las modalidades de este deporte.

Lo que hoy conocemos como Pole Dance, es la fusión de todas estas tradiciones y danzas antiguas que incorpora acrobacias ya vistas en el Pole Chino, ejercicios de fuerza y control corporal como en la cultura hindú,  y movimientos sensuales típicas del Burlesque.

Compartí este artículo y dejanos un “me gusta” en las redes sociales! 😀 

Nos leemos en el próximo post!

Por Vanessa Veron Cattebeke

Facebook: Pole Dance Diary




0 thoughts on “La verdadera historia del pole dance